EL PROFESIONISTA Y SU ÉTICA

Gabriel Cámara, Investigador en educación

LOS TÉRMINOS

Ante todo debemos ponernos de acuerdo en lo que significan los dos términos del título, ética y profesionista. El tratamiento del término ética tiene que ser filosófico, mientras que el de profesionista será a partir de las características que manejan las ciencias sociales. Es decir, en un caso, el filosófico, echaremos mano de nociones abstractas que se han manejado siempre en la humanidad. La palabra ética la acuñaron los griegos. Mientras que en el segundo, el sociológico, trataremos de describir los rasgos del ejercicio profesional en nuestros días a partir de la observación empírica, constatable por nuestra percepción o la percepción de otros observadores.

La ética

La ética considera la responsabilidad, el intercambio, el diálogo entre personas. Responsabilidad viene de responder, por eso hablamos de diálogo. La responsabilidad es siempre ante alguien y no la podemos evitar.

Se trata del deber moral, interior, libre, que define el proceder humano consciente. El diálogo moral se establece con las otras personas, la comunidad, la naturaleza, lo trascendente. Ante ellos respondemos éticamente. Toda acción humana es de una o de otra manera una respuesta en este diálogo.

La ética no sólo nos fuerza a responder, sino que no acepta que lo hagamos arbitraria o caprichosamente. El diálogo moral sigue pautas internas que rebasan culturas y fronteras. La veracidad que debo a la persona con quien platico no depende del idioma en el que hablemos ni del país en el que estemos ni del asunto mismo que se trate. La honestidad al hablar es siempre un imperativo moral, aunque podamos fingir y engañar. Sin embargo, aun cuando nuestro interlocutor pueda quedar perfectamente engañado por nuestra mentira, nosotros cargamos internamente con el peso de haber violentado el orden moral. Sólo un cínico admitiría que miente al hablar, y socialmente quedaría descalificado. La obligación de hablar con verdad no espera la promulgación de leyes o có digos, aunque éstos llenan siempre una necesidad práctica para educar y tener referentes externos en la vida social.

El hombre nace con esta ley interior y la desarrolla al crecer en dependencia afectuosa de sus progenitores, al vivir la necesidad constante de dar y recibir, al compartir la sobreabundancia de la naturaleza, al verse rodeado de misterio, al desear saber siempre más, al apasionarse por la verdad.

Una visión superficial podría irritarse ante lo que parece una imposición a los humanos por parte de esta ley moral. Pero la clave está en la palabra moral, es decir, interior, natural. La ley moral no viene de prescripciones humanas sino que está grabada en la naturaleza. No es imposición abusiva, sino la guía para proceder bien, conforme a nuestra constitución y nuestro destino, aun cuando nos podamos desviar y contrariar a la naturaleza.

Ahora bien, si es interior, si es natural, hay que descubrir y reconocer que en la ley moral, en el proceder ético, tiene que estar la felicidad humana. La ética no es para mortificar, es para combinar esfuerzo con satisfacción, obligación con interés per sonal, es para vivir en plenitud. Esto hay que ilustrarlo con ejemplos.

¿Quién es más querida, más libremente deseada que la persona que amamos apasionadamente? Nadie piensa en imposición, todo es libertad. Y sin embargo, en la medida que nuestro amor es verdadero, aceptamos en el mismo acto la renuncia a amar a otra persona con esa intensidad, con esa particularidad. El misterioso destino de la libertad es dejar voluntariamente de ser libre cuando finalmente encuentra lo que quiere. Según la parábola evangélica, es el comerciante en perlas finas que cuando encuentra una de g ran valor, vende las perlas que tiene y compra la que le interesa. Se empobrece para ganar. Seguramente la mayoría de ustedes vio y gozó la reciente película mexicana El Callejón de los Milagros. Estarán de acuerdo conmigo en que las diversas historias de amor, de encuentros y desencuentros que arman la película se anudan en una historia de amor ejemplar, la de Almita y Abel el peluquero. Las otras historias nos hablan de los caminos que sigue el corazón humano en su deseo insaciable de amar y ser amado; pero de tal manera se nos presentan que hacen resaltar las insuficiencias y las frustracione s, la violencia y el sentimentalismo, el autoengaño y la bajeza. Sin embargo, no ofenden. El autor y el director tratan a sus personajes con gran comprensión y cariño. En cambio el amor de Abel, en medio de la separación y la tragedia, se revela como ejem plo de aspiración humana pura, la que da a las otras historias lo que les falta de grandeza y heroísmo. La obra dramática se anuda en esta historia de amor y en ella se nos revela la ley inscrita en quienes de verdad aman apasionadamente. Sin ella no se e xplica la generosidad de Abel ni el dolor de Alma. Esta es la ética que nos revela El Callejón de los Milagros.

Piensen ahora en otro ejemplo de comportamiento ético, esta vez en el campo del trabajo. Para muchos de ustedes el empleo en la industria maquiladora es una posibilidad muy real. Empleo, en nuestros días desplaza la noción de trabajo con su sentido de ac tividad autónoma, creativa, permanente, gustosa, responsable —ética, en una palabra. La antigua noción de trabajo se descubre en la actividad del artesano, del artista, del profesionista independiente, del empresario grande o pequeño que corre directament e el riesgo de sus operaciones productivas o comerciales. El artesano o el profesionista independiente se responsabiliza de todo, del cuidado de sus materiales, de los efectos de sus acciones, de su prestigio, de la relación con otros colegas.

En la industria maquiladora, en cambio, entramos a un mundo cada vez más impersonal, menos responsable en el sentido ético. Se encuentra un empleo, es decir, una actividad remunerada con un cheque quincenal, pero no una actividad creativa, permanente, aut ónoma, responsable. De existir opciones, un joven no dedicaría los mejores años de su vida a supervisar la operación mecánica con la que se ensamblan arneses dentro de una producción transnacional en la que el principal beneficiario es el capital corpora tivo. Como en la ciudad la subsistencia se basa casi completamente en el salario, el joven acepta el trabajo, pero sacrifica la creatividad, el orgullo, la estabilidad, el profesionalismo. Lo que se le exige en la maquila es algo muy riguroso pero muy dis minuido humanamente. No hay compromiso por parte de la empresa porque no viene a México buscando la dignidad del trabajo profesional o el cuidado de la naturaleza y el bienestar de la comunidad. La racionalidad productiva que mueve a la industria maquilad ora es pagar los salarios más bajos, recibir los mayores subsidios, conseguir las mayores ganancias, aun cuando sufran las familias, el entorno se degrade, la operación sea efímera. La fealdad urbana que vemos en Juárez o en Chihuahua se debe atribuir en gran parte a la subordinación de la ética del trabajo humano a los requerimientos de una industria explotadora como la maquila.

Me dirán que la maquila continúa la tradición histórica con la que se explotaron las minas en Chihuahua desde el siglo XVII; con la que se talaron los árboles que había en la sierra de Aldama, Nombre de Dios y Santa Eulalia, como afirman los historiadores ; con la que se han explotado los bosques para hacer papel; con la que se han venido terraceando los cerros para fabricar cemento; con la que se destruyó el patrimonio arquitectónico de la ciudad para dar paso a los vehículos automotores; con la que se ha invadido el espacio urbano en el que las calles y avenidas ocupan ya la tercera parte. Pero todo esto es histórico, así como sucedió, podría no haberse dado. A nosotros nos toca reflexionar y ver que en el futuro se conserve mejor el patrimonio natural y cultural de Chihuahua.

Conviene adelantar una respuesta a quienes no creen que todos llevemos la misma ley natural inscrita en nuestro interior, los que relativizan la ética. El relativismo de la ética no viene de diferencias en la ley interior sino de que pensamos poder dar re spuestas parciales a interlocutores diversos. Así, aun cuando nadie es totalmente malo y siempre habrá alguien al que le respondamos moralmente, no siempre somos congruentes con todas las interlocuciones a las que nos enfrenta la ley interior. El Callejó n de los Milagros es un buen ejemplo de estas bondades parciales que no alcanzan a integrarse, pero que no por eso dejan de tener su pequeña grandeza humana. Ahora puedo ilustrar con un relato terrible del escritor mexicano Ricardo Garibay. Dice que se lo refirió un testigo presencial. Cuando el comandante de la policía capitalina, Sahagún Baca, era lugarteniente de Durazo en tiempos de López Portillo, trajeron a los separos de la policía en el D.F. a un hombre que violó y mató a una niña. Sahagún Baca ba jó a los sótanos con el padre de la niña asesinada y ya enfrente del asesino sacó la pistola y la ofreció al padre para que se hiciera justicia por su propia mano. El padre en su confusión o su inocencia no supo que hacer. Entonces el comandante apuntó su pistola y abatió con especial placer, dice el testigo, al violador y asesino. Después, tranquilamente y aun con cierta ternura sacó unos billetes y le dijo al padre: "ahora vete a tu casa a llorar a tu muertita".

El profesionista

El título de la conferencia supone que el profesionista tiene una responsabilidad especial, que éticamente está obligado a actuar congruentemente con su profesión. No en vano se le antepone el título al nombre; se le pide un servicio social; se le remuner a mejor. En otros países, al hablar del presidente, no se hace mención de sus logros académicos. En México, en cambio, siempre se saca a relucir el licenciado o el doctor. A los profesionistas se les pide que devuelvan a la sociedad algo de lo que recibie ron con el título y el prestigio social que los acompañará toda la vida.

Sólo que el entorno social del profesionista está cambiando rápidamente con el desempleo inducido tecnológicamente, con la devaluación de los títulos, con el cambio de paradigmas políticos, en medio de desastres económicos, sociales, ecológicos reales o en proceso.

El empleo

El pleno empleo es un mito, como lo reconoce la misma Oficina Internacional del Trabajo. En los países de la OECD, los más ricos del mundo, a los que México accedió por decreto hace dos años, el número de desempleados llegaba hace poco a 35 millones, y v a en aumento. La producción moderna, supuestamente, sólo necesita mano de obra para lo que las máquinas no pueden todavía hacer o resultaría más costoso. La industria maquiladora es un buen ejemplo: viene a México no por filantropía sino porque aquí reali za el tramo manual de su producción y lo paga al menor precio. También aquí consigue supervisores con títulos universitarios y se da el lujo de seleccionarlos entre los más jóvenes y capaces.

El número de profesionistas.

En 1938 se graduaron 12 bachilleres del Instituto Científico y Literario de Chihuahua. La mayoría de estos egresados llegaron a ser prominentes profesionistas y hombres de negocios. Pero ahora, los egresados de las licenciaturas entran a un mercado profes ional saturado y por lo mismo devaluado. Ahora tendrán que esforzarse por estudiar una maestría en sus tiempos libres, y hasta un doctorado para poder tener lo que antes tenían con sólo cuatro o cinco años de universidad. Cuando se habla de ética profesio nal hay que tender en cuenta esta devaluación. Ya no es una obligación especial, ahora se está más en pie de igualdad con otros trabajadores.

La crisis económica.

La tasa promedio del producto interno bruto en los últimos 15 años fue cero. La economía no creció. Los pronósticos realistas para los próximos años no son alentadores. Como en tiempos de depresión, los flamantes profesionistas de ayer están llamados a se r simples obreros hoy. De nuevo, hay un rasero que obliga a repensar el término "ética del profesionista".

LA LIBERTAD PARA RESPONDER

La ética supone libertad en quienes han de actuar responsablemente; libertad para encontrar al interlocutor y libertad para responder. Sin embargo cada vez es más indirecta la relación con la naturaleza; más opaca la relación con los semejantes; mayor el tiempo que se nos roba; mayor la monetarización de la subsistencia, la sobreindustrialización de los satisfactores y la pérdida de autonomía. El problema es que sin interlocutores no hay respuesta, no haya comportamiento ético, no se dan las condiciones p ara la moral.

Un moralista nos diría que por eso nunca habían estado las cosas tan mal. Pero, para entender mejor las cosas y no condenar fácilmente a los demás, ayuda introducir ahora la noción de límite. El problema es que al despersonalizarse las acciones y al opac arse la naturaleza nos quedamos sin referente para determinar los límites que nos permiten proceder con cordura, con prudencia. La ley interior necesita paredes en la que su voz resuene. Sin muros que nos devuelvan el eco de nuestras acciones, pensamos qu e lo podemos todo; nos sentimos a la altura de los dioses.

La arrogancia ha estado siempre con nosotros como lo atestigua la historia; fue el pecado original según el Génesis, la desobediencia con la que Adán y Eva comieron del fruto de la ciencia del bien y del mal y esperaban ser como dioses. Arrogancia era tam bién la hybris de las tragedias griegas, la pasión con la que los humanos rompían los límites de su naturaleza y pretendían lo inaudito. Arrogancia fue la apuesta de Fausto al hipotecar una existencia que no es nuestra. Pero la catástrofe económica y soci al que se vive actualmente indica que esta arrogancia está fuera de control, porque olvidados de los semejantes y de la naturaleza hemos perdido como nunca antes la noción de límite.

Pensemos en los valores en boga: productividad, eficiencia, ganancia, expansión, competividad. En ellos no entra la noción de límite. No se habla de prójimo, ni de naturaleza. Cuestionar estos valores equivale a oponerse al progreso, no querer la moderni zación, detener el avance de la humanidad. Pero no hay explicación más clara del desastre actual que este olvido de los límites cuyo destino manifiesto es el empobrecimiento de la vida humana bajo el dominio del control corporativo.

El control corporativo no es propiamente un sistema económico sino un sistema financiero. La economía es tan humana y necesaria como el alimento, como la sexualidad, como el descanso, como la religiosidad, como el intercambio social. Jamás podremos presci ndir de ella. El sistema financiero, en cambio, está diseñado para reducir a unidades monetarias el valor de la naturaleza, del trabajo humano, del esparcimiento, de los servicios, y después hacerlos confluir en cantidades crecientes al haber de grupos em presariales sin rostro humano. Hace 25 años Eduardo Galeano escribió un libro famoso, Las Venas Abiertas de América Latina. La imagen habla del drene sistemático del trabajo y los productos naturales de la región y su confluencia en los centros financieros de las metrópolis. Entonces n o existía la evidencia alucinante del endeudamiento externo. Ahora se siguen extrayendo productos naturales, notablemente el petróleo, para abastecer el consumo irracional de quienes siendo el 4 % de la población mundial acaparan el 25% de la producción; pero el envío de productos al exterior va cediendo cada vez más el lugar al envío de dinero en efectivo. La liquidez monetaria en que se transmuta la vida de mucha gente permite despojar pacíficamente a los países y aumentar la acumulación transnacional. El país se empobrece ante nuestra vista con el ritmo acelerado de la lógica de la máxima ganancia como valor supremo.

Los campeones del libre comercio, que ni es libre ni es comercio en sentido humano, hablan de que no debe haber barreras locales ni nacionales que interfieran con la explotación de los recursos naturales, la salarización del trabajo y el consumo de produc tos industrializados; todo para traducir la vida a términos monetarios y hacerla fluir hacia los centros de la acumulación. Desde esta perspectiva el narcotráfico es el paradigma lógico de la avaricia financiera: la máxima acumulación de dinero, con el consumo más redituable, sin límite de fronteras, sin respetar leyes, aprovechando la tecnología más avanzada en comunicación, transporte, transacciones bancarias; dejando atrás las nociones de patria, cultura, respeto por la vida, estabilidad, fidelidad, permanencia. Naturalmente cada día se hace más clara la relación simbiótica entre el poder político, el financiero y el narcot ráfico. Llegó la era de los narcoestados. No es ficción, son cabezas de los diarios. Uno diría que es el paroxismo, el destino final del libre mercado.

Los opositores a este mito del libre mercado tanto en Norteamérica como en Europa y en Asia denuncian que es antinatural (contra la naturaleza y sus ritmos), antidemocrático, porque despoja a las personas y las comunidades de su autonomía; sacrílego porqu e pervierte el orden de la creación y finalmente efímero porque destruye la base misma de la subsistencia. La mayor tragedia contemporánea es que el éxito del libre mercado está coincidiendo con el deterioro general de las ciudades, del campo y de la atmó sfera. Se nos acaba el lugar donde vivir. El suicidio se hace colectivo.

EL DESAFÍO

Para reconstruir el diálogo moral tenemos ante todo que hacer luz. El sistema corporativo opera en la oscuridad, a nuestras espaldas. Cuando surge una catástrofe como la contaminación en la ciudad de México ya es tarde. Las ganancias ya se realizaron, el dinero se sacó a tiempo y las consecuencias las pagan los que se quedan en un entorno degradado. La pobreza es real en términos materiales, pero mucho más grave en la devaluación de nuestras capacidades y relaciones. Nos han hecho depender de una droga qu e es el circulante. En la ciudad todo tiene dueño y precio. La convivencia se mercantiliza, el débil tejido social se rompe donde quiera que alguien decide tomar el atajo del dinero fácil, la ilusión de comprar la vida con dinero. Obsesionados con la subs istencia reducida al poder de compra, nos han hecho insensibles a las voces de la naturaleza, de nuestras capacidades, de nuestros prójimos. Sin sensibilidad moral hemos perdido el rumbo y caminamos a la catástrofe. La recuperación moral no debe ser distinta de la recuperación física cuando nos defendemos de la enfermedad: dejamos de tomar o de hacer lo que nos hace daño, lo que nos provoca el mal. Después retomamos el paso poco a poco y empezamos a convalecer hasta que recuperamos otra vez el equilibrio.

El primer consejo es darle la espalda al progreso corporativo. Dejar de creer en él. Desbancar los mitos geniales. Mostrar la falacia de la globalización y la competencia en la que el destino es un gran ganador y muchos perdedores. Hacer ver que la esclav itud moderna consiste en subsidiar a costa del trabajo y la naturaleza la acumulación financiera de las grandes corporaciones. Subsidio público y ganancia privada, como dice Noam Chomsky. Hacer ver que la calidad de vida es lo contrario del consumo impers onal; que nadie se recoge para dar gracias a Dios antes de comer fast food; que la convivencia depende de economías locales, de tener cerca el trabajo, de poder desplazarse a pie con autonomía y seguridad, de dar lugar a que los niños y viejos conversen, de que produzcamos parte de lo que consumimos y nos hagamos cargo de lo que desechamos. De que la comunidad haga espacio para los enfermos, los viejos, los locos.

El tratamiento para sensibilizarnos a las exigencias de la ética supone un cambio interior y un cambio estructural. El interior es reconocer nuestra dependencia y nuestra obligación para con el prójimo y para con la naturaleza. El cambio estructural supon e reconstruir la economía, la política y la vida social. No queremos condenar el ingenio humano, los logros de la ciencia, las aplicaciones tecnológicas. Lo que no aceptamos es la arrogancia de sentir que podemos proceder sin límites. Lo malo no está en e l dinero sino en haber subordinado la convivencia a la acumulación.

El momento es propicio porque la insurgencia es general, sea de deudores irritados por la usura, sea de ciudadanos que defienden los derechos humanos, sea de empresarios y trabajadores que se oponen al modelo económico, sea de ecologistas que luchan con tra la contaminación industrial, sea de indígenas que dicen basta a la discriminación y el despojo. También nos resulta intolerable el doble lenguaje, la mentira oficial, el "negocio de la declamación" que dice Monsiváis, parodiando la queja de que los op ositores al régimen han hecho un "negocio de la reclamación".

Y así hay que volver al concepto inicial, el profesionista y su ética. La pregunta es qué deben hacer ustedes los estudiantes de hoy y los profesionistas de mañana. La respuesta la tienen que dar ustedes. Estas reflexiones llevan a recuperar la sensibilid ad moral, a fin de escuchar el imperativo de nuestro prójimo y del orden natural. El mensaje que anuncio es que sólo el comportamiento ético nos permite vivir con plenitud y evitar el desastre colectivo.


Pgina original
Regresar a la pgina principal de la UIA